Aisha Syed: “La disciplina y vivir lo que uno hace desde temprana edad es muy importante”

(Santo Domingo, 5 de agosto de 2016). La violinista dominicana Aisha Syed Castro fue la protagonista de la más reciente entrega de Música entre libros, que tuvo lugar este jueves 5 de agosto. El encuentro fue organizado por la Biblioteca Juan Bosch y Radio Funglode.

Syed, primera latina en ser aceptada en la escuela de niños prodigios Yehudi Menuhin School en Inglaterra, habló de sus inicios en el Hogar de la Armonía en Santiago de los Caballeros tocando la flauta dulce, a los 4 años, cuando “obligó” a su madre a inscribirla en clases motivada por ver que lo hacía su hermana mayor.

Luego empieza a tocar el violín y en una audición en el municipio de Tamboril conoce a los que serían sus maestros Hipólito Javier y Caonex Peguero. No precisa con exactitud si fue a los 6 o 7 años cuando le dijo a su madre que para poder ser violinista debería practicar entre 6 y 7 horas diarias por lo que tendría que “mudarse a la casa de su profesor”. Y su madre aceptó.

Así fue como Aisha Syed se muda a Santo Domingo para ir tras su pasión. “La disciplina y vivir lo que uno hace desde temprana edad es muy importante”, asegura la violinista quien debutó como solista a los 11 años, con la Orquesta Sinfónica Nacional, dirigida por el maestro Julio de Windt.

“Johann Sebastian Bach ha jugado un rol importante en mi vida”, dijo refiriéndose a sus compositores favoritos. “No es solo mi compositor predilecto sino que lo admiro grandemente porque le dedica todas sus canciones a Dios”.

Al ser cuestionada sobre su fe expresó “para mí Dios es lo número 1. Todo lo que hacemos en la tierra si no es para alabar a Dios no vale la pena”.

En el año 2013 Aisha Syed se graduó del Royal College of Music en Londres donde fue galardonada con la beca completa Soirée d’Or. Dentro de los premios recibidos se encuentran el Henry Wood Trust Award en Londres, el Latin Pride National Award en Boston, Massachussets y el Premio Soberano 2013, 2014 y 2015 en República Dominicana, como artista clásico destacado en el extranjero, entre otros.

La receta que le ha funcionado en su exitosa carrera es, en sus palabras, “entregar todo a Dios, ser honesta con el trabajo que hace y tener disciplina”.

Para concluir la velada, Maxim Jimenez tocó una composición de Bach para los asistentes y en especial para Syed.

El encuentro fue conducido por el periodista Máximo Jiménez, expresidente de la Asociación de Cronistas de Arte (Acroarte), Aida Montero, directora de la Biblioteca Juan Bosch y Kelvin Mejía, director de Radio Funglode.

Translate »
Ir arriba