Luis Vergés destaca estrategias que pueden revertir la cultura de la violencia intrafamiliar en RD

El psicólogo clínico y director del Centro de Intervención Conductual para hombres de la Procuraduría General de la República abogó por continuar y ampliar los programas psicoeducativos de rectificación terapéutica, de manera que la cultura de violencia sea sustituida en la sociedad dominicana por una educación emocional que permita a una persona aprender a cuidar a otros y a cuidarse a sí misma.

SANTO DOMINGO.-  El psicólogo clínico y director del Centro de Intervención Conductual para hombres de la Procuraduría General de la República, Luis Vergés, manifestó la necesidad de que en la República Dominicana se refuercen las estrategias que puedan revertir la cultura de la violencia intrafamiliar

En una conferencia organizada por el Centro de Estudios de la Salud de la Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode), en el marco del ciclo de disertaciones sobre “Modalidades de la violencia”, Vergés explicó las expresiones de agresiones que se dan “en un escenario que debería considerarse un factor de protección más que un factor de riesgo, como es el caso de la familia”.

Con el director del centro de estudios, doctor Héctor Eusebio, como moderador, Vergés abogó por continuar y ampliar los programas psicoeducativos de rectificación terapéutica, de manera que la cultura de violencia sea sustituida en la sociedad dominicana por una educación emocional que permita a una persona a aprender a cuidar a otros y a cuidarse a sí misma.

El país, recordó, ha asumido desde hace muchos años programas de recuperación terapéuticos para hombres agresores y también terapias para mujeres sobrevivientes de violencia.

Dijo que hay evidencia, en hombres y mujeres, que cuando participan en estos programas se reduce significativamente el riesgo de que haya revictimización y que se siga elevando la escalada de la violencia, que puede llegar al punto de que una persona pierda la vida.

Estos programas psicoeducativos de rectificación terapéutica permiten a estas personas no tan solo darse cuenta de que son violentas, porque yo lo saben muy bien, sino que descubran y se den cuenta también a qué se debe esa violencia, de manera que puedan asumir el control y entonces comprometerse con acciones de reparación, de recuperación emocional y poder aprender a cuidar a otros; a cuidarse a sí mismos.

Con esas estrategias, indicó, se puede trabajar para que los conflictos sean naturales y no sean sustituidos por métodos culturales, que incluyen el castigo a los niños. Basándose en resultados de encuestas, dijo que en la República Dominicana persiste la creencia de que “la cultura de castigo a los niños” es efectiva. Recomendó a los padres y madres orientarse sobre la forma correcta de educar a sus hijos al margen de castigos que provocan resentimientos y violencia.

El vídeo de la conferencia está disponible en el canal de YouTube Funglode Multimedia: Conferencia «Violencia intrafamiliar» 

Actores de la violencia intrafamiliar

Sobre los actores que intervienen en la violencia intrafamiliar, explicó que pueden ser varios: una madre o un padre que agrede a un niño o una niña; un hombre a su pareja y viceversa. Dijo que se están viendo muchos casos de agresores juveniles en contra de sus padres. También mencionó la violencia que sufren las personas mayores, las de la tercera edad, entre otros tipos.

Reconoció que en la violencia intrafamiliar el género se convierte en un factor de riesgo, y ocurre con mayor frecuencia en el caso de las mujeres.

Violencia de género y violencia doméstica son denominaciones que, recordó, resultaron de años de lucha para visibilizar situaciones que se habían normalizado en la sociedad.

Manifestó que el tipo de violencia que se produce en el escenario hogareño responde a una dinámica compleja; no responde a un fenómeno natural.

Lo natural es el conflicto, explicó, para agregar que el conflicto es normal en las personas, las cuales pueden tener diferencias en intereses u opiniones. La violencia -profundizó- es un método aprendido para imponerse sobre los demás, para lograr un objetivo de dominar al otro; para instrumentalizar a las personas, tornándolas sumisas ante la posibilidad de la autoridad que puede tener el otro, de manera abusiva.

Vergés enfatizó que esos métodos son aprendidos y en alguna medida impuestos. Se preguntó: ¿Qué esperamos de nuestros cuidadores? Y respondió: Esperamos atención, amor, estabilidad, confianza. Lamentablemente, apuntó, cuando se vulneran esas premisas de confianza, se da paso a la violencia.

La resiliencia es lo permite sobrevivir a las personas que son “buena gente”, a pesar de haber crecido en un ambiente violento, de ser víctimas de las personas que tenían que protegerlos, porque los trajeron al mundo, dijo en otra parte de su intervención.

En el 60% de los hogares dominicanos se castiga a los niños

Vergés lamentó durante la conferencia que en pleno siglo XXI en el 60% de los hogares dominicanos se castigue a los niños por el convencimiento de que es una forma adecuada de educarlos o “domesticarlos”.

Castigar para educar constituye, dijo, una premisa falsa.

Y agregó que el uso indiscriminado del castigo físico ha dado lugar a que tres generaciones después “los dominicanos nos seguimos golpeando”.

El castigo físico es un método que ya ni se usa con los animales, enfatizó, para explicar que, contrario a éste, la corrección es un fenómeno diferente que se va apropiando de un sin número de técnicas científicamente validadas.

“Hoy hay métodos que ayudan a los padres a orientarse bien sobre cómo educar mejor a sus hijos ,para que nuestros hijos e hijas, lejos de ser sobrevivientes de una cultura de castigo, sean seres humanos productivos, personas que amén la vida, que aprendan con nuestras orientaciones y que aprendan de sus errores”, argumentó el especialista.

 

Translate »
Ir arriba