Delia Blanco: Los maestros tienen en la literatura una herramienta fundamental para dotar a los jóvenes de una gran formación histórica y cultural

Se refirió al tema en el taller “Literatura: instrumento de educación y cultura”, organizado por el Centro de Estudios de Educación de Funglode. Ligia Amada Melo, directora del centro, introdujo el curso, impartidos en las aulas de la fundación, este jueves 10 de noviembre.

SANTO DOMINGO.   La educadora y crítica literaria Delia Blanco exhortó a los maestros en formación desarrollar herramientas propias, más allá de las que reciben en los programas oficiales, para convertirse en docentes de excelencia y ser capaces de incidir en la transformación y crecimiento educativo de sus estudiantes.

Blanco hizo las exhortaciones a decenas de estudiantes de pedagogía que vinieron a la Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode) a participar en el taller “Literatura: instrumento de educación y cultura”, organizado por el Centro de Estudios de Educación de Funglode.

La exministra de Educación y destacada educadora, Ligia Amada Melo, directora del citado centro, introdujo el curso con una invitación a los participantes a aprovechar un tipo de formación que robustece sus conocimientos.

El taller -explicó Blanco- constituye una capacitación formativa para estudiantes de educación de español y de literatura.

Enfatizó la necesidad de lograr que los jóvenes tengan estímulos superiores, a través de las lecturas y las miradas propias que puedan desarrollar desde las páginas que les llevan a explorar historias locales y universales y mundos que ofrece la literatura, con autores de referencia local e internacional.

El curso de cuatro horas tuvo como objetivo enseñar que la literatura puede ir más lejos que la lectura y puede convertirse en un arma pedagógica muy efectiva, para trascender en la formación de los futuros profesionales de la enseñanza.

Las lecturas de obras literarias, incluidas las históricas, dijo Blanco, constituyen herramientas para ampliar los horizontes de la cultura nacional y a la vez de la cultura universal.

“Una obra literaria te lleva a un mundo, te lleva a un sueño, te lleva a una realidad “, manifestó la especialista, que ilustró su presentación con referencias a autores dominicanos y extranjeros.

Entre otras obras, se refirió a La vida no tiene nombre,  la novela histórica de Marcio Veloz Maggiolo sobre las luchas vanguardistas de los llamados gavilleros. Explicó como a través de ese texto, generaciones de dominicanos pueden aprender que los gavilleros eran los guerrilleros dominicanos que enfrentaron la intervención militar de Estados Unidos, antes de la guerra de 1965.

Enseñar a sus estudiantes a leer y asumir miradas desde sus propios lentes. con sus matices de entendimiento, les da la oportunidad como maestros de reforzar la curiosidad, dijo Blanco, quien también es una experimentada profesora de Lenguas y Letras.

Consideró que es muy importante que el docente esté consciente de que al estudiante hay que dejarlo expresarse con sus puntos de vista, para que tenga compresiones propias, no impuestas.

Un maestro tiene que desarrollar un proceso de investigación que le permita llevar al aula su agenda formativa particular, para enriquecer el programa que debe asumir, insistió en otro momento del taller. Así, subrayó, se logra ser un docente excepcional.

Translate »
Ir arriba